Qué visitar

MONUMENTOS Y LUGARES DE INTERÉS

EN CARCHUNA

Castillo de Carchuna

El castillo poseía cuatro cañones. En cuanto al personal que tenía asignado era: un oficial y 18 hombres de infantería; 1 cabo y 8 hombres de caballería, para patrullar la playa; un cabo y 4 artilleros; un guarda-almacén y un capellán.

Los franceses primero y los británicos después lo dejaron mal parado hasta la actualidad, siguiendo un lento proceso de deterioro. También fue este castillo protagonista de un capítulo importante de la historia de la Guerra Civil Española, cuando en julio de 1937 se produce un rescate de presos republicanos que allí se encontraban.  (tomado de Wikipedia).

El Castillo, en la actualidad, ha sido remodelado totalmente en su interior, se le ha cambiado la puerta de entrada, antiguamente de forja y en la actualidad un gran portón de madera y que podrá tener en el futuro un uso “cultural” gracias a sus amplias salas recuperadas con estas obras de adaptación.

Mirador de Carchuna

Aunque no lo encontraréis en ningún libro de turismo, porque no es ningún lugar de interés histórico artístico, nos permitimos recomendaros una visita al “Mirador” de Carchuna desde donde podéis disfrutar  de una vista panorámica de Carchuna, la Chucha, la Perla e incluso Calahonda. El único problema en estos momentos es el acceso que no es demasiado bueno, pero está en obras para su mejora. Para acceder al Mirador de Carchuna podéis hacerlo en el desvío que hay a medio camino de la cuesta que sube de Carchuna hacia Puntalón (cuesta del Algarrobo), muy cerca de la antigua depuradora de aguas de Carchuna y también próximo al campo de tiro existente en nuestra localidad.

EN CALAHONDA

EL “FARILLO”

El Farillo es uno de los lugares más representativos de Calahonda. Se trata de una torre que albergó un faro y que tiene la peculiaridad de estar inclinada, aunque en su interior se conservan las escaleras que subían hasta el mismo. Era la llamada Torre del Llano, que se estima que a partir de 1855 comenzó a inclinarse, aunque se levantó en la segunda mitad del siglo XVI con una estructura distinta de la que adquirió después. Albergaba en su interior, pese a sus aparentes limitadas dimensiones, un equipo formado por cabo de torres y tres torreros, y se cree que tres soldados más. Estaba pensada dos cañones, aunque más tarde se vio la necesidad de construir a sus pies una batería, debido a la importancia del puerto que defendía.


LA ATALAYA DEL ZAMBULLÓN

Se encuentra sobre un acantilado bastante vertical, cerca de la carretera y en dirección a Castell de Ferro, pasada la localidad de Calahonda. La construcción data del siglo XVI y su misión era proteger la embocadura del puerto de los piratas. También servía para vigilar la playa de La Rijana, cruzando su fuego con la del Llano de Carchuna a Poniente y con el Fuerte de Castell a Levante. Está hecha de mampostería de piedra caliza y mortero de cal.  (Rosa Fernández. Turismo de Granada. Patronato de Turismo)
Una curiosidad…la atalaya del Zambullón, que preside y vigila la “cala” de Calahonda, no está en el municipio de Motril y por tanto no pertenece a Calahonda, sino que es parte del municipio de Gualchos, en cuya demarcación territorial se enmarca… simplemente por curiosidad, pero está ahí, con nosotros.